Drones para luchar contra insectos que causan enfermedades.

El método consiste en lanzar machos esterilizados para que se apareen con las hembras infectadas y reducir la población de estos animales.

El Organismo Internacional de Energía Atómica, OEIA, la agencia nuclear de la ONU, incorporará aviones no tripulados (drones) en su lucha contra insectos como por ejemplo la mosca tse-tsé, que trasmite la llamada “enfermedad del sueño”, que afecta tanto a humanos como a animales.

Este método, que existe ya desde hace décadas, consiste en esterilizar al insecto macho para que se apareen, sin producir descendencia, con las hembras infectadas y reducir así de forma paulatina la población de estos animales.
Este dron, construido por la empresa española Embention, de Alicante, tiene bajo sus alas dos tubos dotados con un mecanismo para soltar las cajas biodegradables en los lugares indicados.

Con solo 25 kilos de peso y una capacidad de soltar unas 5.000 moscas en cada vuelo, el aparato cuesta hasta 15 veces menos que las avionetas tripuladas utilizadas hasta ahora, explica David Benavente, fundador de Embention.

La “enfermedad del sueño” afecta en Etiopía tanto a humanos como a animales y tiene graves efectos sobre la economía y la sociedad.

A los animales la tse-tsé provoca además “nagana”, una enfermedad que los deja muy débiles y les impide colaborar en las tareas agrícolas, el motor principal de la economía africana.

El principal problema con el que se han encontrado al implantar el proyecto en Etiopía es la falta de legislación respecto a los drones en este país, por lo que las autoridades tienen que estudiar su uso caso por caso, señala el ingeniero español.
“Dado que no existe una regulación, en el fondo, de lo que se trata es de demostrar que el dron es seguro, en Etiopía y en cualquier otro país”, dice Benavente.
Con una autonomía de tres horas, el dron está programado para recorrer un máximo de 300 kilómetros a 200 metros de altura, nivel considerado como espacio aéreo “no controlado”, por lo que no debería haber ninguna avioneta que entorpeciera el recorrido.

Aunque el dron es completamente autónomo desde que despega hasta que aterriza, tiene que haber un responsable en la base que controle que no falle ningún elemento, como la batería, durante el vuelo, explica Benavente.
El OIEA ya está en contacto con las autoridades etíopes para poder comenzar con el proyecto cuanto antes.

Antes de cada vuelo, hay que informar a la Aviación Civil de Etiopía de la ruta del dron, para no coincidir con otras naves durante la misión.
“Los drones son ciegos, no son capaces de ‘ver’ en tiempo real que existe alguna amenaza y evitarlo”, algo que sí puede hacer un piloto humano, reconoce Benavente.
El uso de drones facilitará y mejorará mucho la eficacia de la llamada “técnica del insecto estéril” (TIE), destaca por su parte Aldo Malavasi, director general adjunto del OIEA para Ciencia, ya que permite soltar los insectos en lugares más específicos.
Mientras que los aviones utilizados actualmente para dispersar a las moscas alcanzan una velocidad de 200 kilómetros por hora, los drones no superan los 80 kilómetros por hora, lo que les permite realizar una suelta más eficaz y precisa, dice Malavasi.

La introducción de drones en esta batalla sanitaria está avalada por el OIEA y la FAO, la organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.
Si el actual proyecto piloto con Embention sale adelante, la idea es extenderlo a otras zonas de África y a otras especies de insectos, con lo que poder atajar otras enfermedades.

Según relata Malavasi, el uso de drones permitirá soltar también mosquitos más pequeños “que son mucho más delicados que las moscas”.

Con mosquitos estériles se puede combatir otros virus peligrosos como el zika, el dengue o la chikunguña.

Fuentes: EFE y El Comercio

 

 

VOLAR UN DRON ES SENCILLO….. SI LO UTILIZAS BIEN.

Se puede adquirir un dron, a precios razonables. Hay por tanto, necesidad de regularizar el vuelo de estas maravillas voladoras. La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) y el Ministerio de Fomento, redactaron el marco jurídico necesario en España para regular el uso de estas aeronaves. Los drones que superen los 150 Kg, tendremos que consultar la normativa europea de la EASA (European Aviation Safety Agency).

Podemos considerarlos un juguete, pero la velocidad que puede alcanzar un dron, nos puede dar una idea de la magnitud del impacto que puede provocar su caída y del daño posible. El motivo de la legislación en materia de aeronaves pilotadas remotamente es, precisamente, minimizar los accidentes.

Quienes practican un uso de su dron meramente lúdico, sin intenciones comerciales o profesionales, lo tienen fácil. Afortunadamente, esta es la práctica más habitual y suele ser la más cotidiana. Por este motivo, aunque para el piloto del dron volarlo sea un hobby, tendrá que cumplir varios requisitos.

El primero de ellos es la prohibición de vuelo en zonas urbanas o en lugares donde exista una aglomeración de personas. Los cuidados más importantes a la hora de pilotar un dron es cuidar por la integridad de los habitantes del lugar. Antes era habitual levantar la vista y encontrarnos un dron en los conciertos o en festividades locales, pero con la legislación actual es un hecho denunciable con sanciones que pueden oscilar desde los 300€ hasta los 225.000€.

Tampoco podremos volar nuestro dron en aeropuertos o en zonas donde se realicen vuelos con otras aeronaves o actividades relacionadas con deportes como parapente, paracaidismo, etc. Y, por supuesto, nada de volarlo de noche. Estas pequeñas aeronaves no deberán superar los 120 metros de altura y no será obligatorio tener licencia de piloto, aunque, eso sí, deberá tener los conocimientos necesarios sobre normas de circulación aérea.

Para diferenciar los drones, la ley establece una distinción por peso, diferenciando tres categorías:

Inferior a 25 kg de peso, entre 25 y 150 kg de peso, y más de 150 kg de peso.

Lo más común en el caso del vuelo ocasional e incluso profesional es que esté por debajo de los 25 Kgs de peso. Cuando el uso es profesional o comercial, la cosa cambia. Ya no son sólo recomendaciones de vuelo, sino que los requerimientos para su uso son más exigentes. No obstante, quienes desarrollan una labor comercial con el vuelo de drones, necesitarán, en primer lugar, una placa identificativa donde podamos localizar con rapidez el modelo de dron, número de serie y datos de contacto del piloto. No será necesario inscribirlos en el Registro de Aeronaves si el equipo no supera los 25 Kgs.

Si nos queremos dedicar al vuelo de dron profesionalmente, tenemos que ser pilotos o debemos obtener una licencia que nos acredite como tal y que nos permita operar dentro del marco legal. Tendremos que certificar nuestro estado de salud, ser mayores de 18 años y obtener un seguro de responsabilidad civil para nuestro equipo.

 

En grabaciones exteriores, las autoridades podrán requerir un acuse de recibo obtenido con posterioridad a la presentación de la declaración responsable en AESA, así como la documentación necesaria, no siendo necesaria la tramitación de un permiso o autorización para estas zonas. En áreas cerradas, al no disponer de espacio aéreo, AESA no tendrá ningún tipo de influencia en el ámbito y serán de carácter privado la autorización.

Con el fin de facilitar la normativa y hacerla más cercana, el Ministerio de Fomento anunció en 2016 un borrador que actualizará los contenidos de la Ley anterior, y que permitirá el uso de drones en zonas urbanas o con afluencia de transeúntes, siempre y cuando se cumplan una serie de normas. No obstante, a la fecha actual aún no se ha decretado esta modificación y sigue vigente la legislación anterior. Se espera que esté lista para el segundo trimestre del 2017. Además, y con objeto de ofrecer una información actualizada y veraz sobre los espacios habilitados para vuelos de drones, Fomento está trabajando en una aplicación para dispositivos portátiles que nos permitirá conocer a tiempo real los lugares idóneos para volar.

 

DJI a la vanguardia del mundo del Dron.

El drone M200 es el primer drone DJI con el sistema DJI AirSense, que mejora la seguridad del espacio aéreo. El sistema DJI AirSense incluye un receptor ADS-B incorporado que proporciona al operador información en tiempo real sobre aviones tripulados cercanos equipados con transmisores ADS-B. AirSense permite un uso más seguro y eficiente del espacio aéreo, particularmente en lugares donde otras aeronaves tripuladas pueden estar operando.

HECHO PARA DURAR

Unos motores de alto rendimiento, unidos a unas hélices de 17 pulgadas, aseguran un vuelo estable en vientos de velocidades de hasta 35 km/h. El nuevo sistema de batería dual calienta las baterías automáticamente en vuelos a temperaturas bajo cero, al tiempo que un diseño bien aislado asegura su resistencia al agua y al clima, para que puedas volar en todo tipo de entornos.

  • 7 kms.  DISTANCIA MÁXIMA DE FUNCIONAMIENTO
  • 38 minutos. TIEMPO DE VUELO MÁXIMO
  • IP43 Nivel GRADO DE PROTECCIÓN
  • 2 Kgs.  CARGA ÚTIL MÁXIMA

SIEMPRE LISTO

La serie M200 se pliega en un instante y se despliega igual de rápido. El sistema de fijación del estabilizador y los brazos de la aeronave permanecen instalados durante su Transporte para que estés listo para volar en cuestión de minutos.

Tamaño y peso de la aeronave

716mm. / 220mm. / 236mm.
3.80 Kgs.

Fuente. Stockrc

 

 

Spark es el nuevo drone ultraligero de DJI, de apenas 272 gramos.

DJI tradicionalmente ha ido simplemente ofreciendo drones “de verdad”, los mejores del mercado.

Pero eso no significa que los drones de DJI sean para todo el mundo, ni mucho menos. Que haya tantísimos “drone más pequeño del mundo” demuestra que hay un gran interés por reducir el tamaño y el precio, pero sin perder funcionalidades.

Este nuevo modelo es un minidrone comparado con otras ofertas de la compañía; pesa apenas 272.15 gramos y tiene el tamaño de una lata de refresco cuando lo plegamos.

Eso significa que también podemos usar el Spark para hacer fotos y tomar vídeos espectaculares; la cámara es de 12 MP y la grabación de vídeo es en Full HD.

El vídeo puede ser editado en el momento con la app Go 4 de DJI; así que al instante podemos conseguir un vídeo desde las alturas, y compartirlo con quien queramos. También podemos añadir filtros a las fotografías.

Que sea pequeño no significa que el Spark no sea capaz; puede alcanzar los 49.8 km/h.  Una cámara 3D y un sistema interno de posicionamiento permiten mantener el drone estable y a salvo. También cuenta con GPS/GLONASS y la batería dura hasta 16 minutos.

 

 

Robots, impresoras 3D y drones ya construyen pequeñas edificaciones.

El Barcelona Building Construmat presento el futuro de la construcción, con las ideas más innovadoras. Destacados,  On Site Robotics, que combina impresión en 3D, robots y drones para la construcción pequeñas edificaciones.

Impulsado por el Instituto de Arquitectura Avanzada de Catalunya en colaboración con los centros Tecnalia y Noumena, el proyecto pretende establecer un nuevo proceso de construcción “más sostenible”, con un material natural como la arcilla.

Mientras los robots, junto con la impresora en 3D, construyen el edificio, los drones, que incluyen diversas cámaras, supervisan el proceso. Determinan, además, el estado de secado de la estructura, gracias a su visión térmica.

Robots, impresoras 3D y drones ya construyen pequeñas edificaciones

Fuente. La Vanguardia – Construmat

El uso profesional, de un Dron.

Para volar un dron profesionalmente, deberemos de cumplir ciertas normas y tener en cuenta que,

  • El operador es el responsable de la aeronave
  • Es responsable de la operación a realizar
  • Cumplimiento de la normativa

Enlace, El Dron, como herramienta de trabajo

Fuente. Ministerio de Fomento – AESA

 

 

 

 

Fotografia y Video.

Atardecer sobre el mar

Filmado de imágenes para reportajes televisivos, series, etc.