Plan estratégico para el sector del Dron en España.

En el siguiente enlace, podrás ver con detalle, el Plan estratégico para el desarrollo del sector civil de Drones en España, entre 2018 y 2021.

Enlace a Web del Ministerio de Fomento – AESA “Plan estratégico”

Un avance, que se espera sea el trampolín definitivo para el desarrollo de las actividades con Drones civiles en España.

Fuente: Ministerio de Fomento – AESA

 

Los Drones, serán de más utilidad.

El número de drones en España se multiplicará por once en los próximos 17 años, hasta una flota de 51.400 aparatos, según las previsiones recogidas en el Plan Estratégico para el Desarrollo de este sector que se ha presentado en el Ministerio de Fomento.

De los 4.200 vehículos aéreos no tripulados que existen en la actualidad en España se pasará a la cifra de 51.400 en 2035 (que será de 53.500 drones en 2050), lo que generará para entonces 11.000 puestos de trabajo y un impacto económico de 1.220 millones de euros en 2035 y de 1.520 millones para 2050.

A corto plazo, el plan regulará los usos de los drones para la agricultura, la filmación topográfica, el medio ambiente, la obra civil y la minería. En el medio plazo, ampliará su espectro a las telecomunicaciones, el control de fronteras, las emergencias o a las ciudades inteligentes.

Más allá de 2030, se prevé que la integración de los drones en el espacio aéreo será completa, lo que facilitará la actividad de carga de largo alcance, el transporte de viajeros, la aparición de aerotaxis y la pequeña paquetería.

El Plan estratégico 2018-2021 es la herramienta que va a desarrollar la nueva regulación recogida en el real decreto aprobado el pasado mes de diciembre, que amplió el marco adoptado inicialmente en 2014 sobre la actividad de los drones.

Se abren muchas posibilidades, tras el reciente real decreto sobre drones en las posibilidades de vuelos en zonas urbanas para aparatos de menos de 10 kilogramos, de vuelos nocturnos, de movimientos más allá del alcance visual del piloto y de la apertura de un espacio aéreo controlado.

La radiografía del sector en España muestra también que son más de 70 las entidades destinadas a la formación de pilotos, con más de 3.000 operadores (Madrid y Barcelona figuran a la cabeza), lo que “tratará de homogeneizar” el plan, según Fomento.

Respecto al volumen de negocio, aproximadamente un 50% de las empresas españolas tienen un volumen de negocio de hasta 50.000 euros anuales y menos de un 30% supera los 500.000 euros de facturación anual.

El espíritu de la norma sobre drones es “regular en función del riesgo” y ha descrito que en 20 años habrá en España 20.000 drones para usos agrícolas y otros 16.000 en funciones de seguridad y salvamento. Europa cuenta actualmente con un parque de entre un millón y 1,5 millones de drones. En 2050, contará con 7 millones de estos aparatos con capacidad operativa.

Fuente: El Economista

El Dron quiere volar.

El Gobierno quiere que España se convierta en un paraíso para los drones. Y no solo porque haya una industria potente que fabrique estas pequeñas aeronaves sino también a través de una legislación que favorezca su uso en todos los ámbitos, desde la entrega de paquetería, la agricultura, los aerotaxis, la seguridad de edificios o la vigilancia de fronteras.

Este es el objetivo último del Plan Estratégico para el Desarrollo de Drones que ha presentado este lunes el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, que prevé que un crecimiento espectacular para esta industria en los próximos años, de forma que se multiplique por más de diez el número de aparatos que surquen los cielos españoles.
Así, el plan contempla que se pase de los 4.200 vehículos aéreos no tripulados que existen en la actualidad en España a 51.400 en 2035 y 53.500 drones en 2050, lo que generará para entonces 11.000 puestos de trabajo y un impacto económico de 1.220 millones de euros en 2035 y de 1.520 millones para 2050.

El nuevo plan estratégico pretende ser la hoja de ruta para el sector de los drones, en el que España, ha dicho, “ya está en una posición de liderazgo”. A corto plazo, el plan regulará los usos de los drones para la agricultura, la filmación topográfica, el medio ambiente, la obra civil y la minería. Más tarde, se ampliará su espectro a las telecomunicaciones, el control de fronteras, las emergencias o a las ciudades inteligentes.

El plan estratégico 2018-2021 es la herramienta que va a desarrollar la nueva regulación recogida en el real decreto aprobado el pasado mes de diciembre, que amplió el marco adoptado inicialmente en 2014 sobre la actividad de los drones. La nueva norma establece los requisitos para que los operadores de drones puedan desarrollar de forma segura actividades en entornos en los que hasta ahora no era posible hacerlo, como el sobrevuelo en las inmediaciones de edificios, reuniones de personas al aire libre y vuelos nocturnos, aunque para ello es necesario realizar un estudio de seguridad de la operación y tener una autorización previa de Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), entre otros requisitos.

También se permiten operaciones en espacio aéreo controlado, aunque en este caso, se precisan requisitos de formación del personal y de los equipos, así como un estudio aeronáutico de seguridad coordinado con el proveedor de servicios de tránsito aéreo y la previa autorización de AESA.

Fuente: El País

 

 

EASA opina, sobre operaciones seguras para drones pequeños en Europa.

La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) ha publicado la primera Opinión Formal sobre operaciones seguras para pequeños drones en Europa, y que supone “un trampolín importante” para mantener las operaciones de drones a salvo y de forma segura, así como para construir un marco regulatorio más amplio.

Esta Opinión servirá como base para que la Comisión Europea adopte propuestas regulatorias concretas más adelante. De hecho, la primera reunión presidida por la Comisión Europea para debatir estas opiniones con los Estados miembros tuvo lugar el 21 de febrero de 2018.

El director Ejecutivo de EASA, Patrick Ky, ha afirmado que “este reglamento permitirá la libre circulación de drones y un espacio controlado dentro de la Unión Europea, respetando la privacidad y seguridad de la ciudadanía, y permitiendo que la industria de drones se mantenga ágil, innovadora y continúe creciendo”.

La Opinión EASA presenta una forma innovadora de regulación, donde las reglas se mantienen lo más simple posible con un fuerte enfoque en el riesgo particular de la operación: volar el mismo avión no tripulado sobre el centro de la ciudad o sobre el mar conlleva un riesgo completamente diferente.

La Opinión también abre nuevos caminos combinando la legislación de productos y la legislación aeronáutica: los requisitos de diseño para drones pequeños (hasta 25 kg) se implementarán mediante el uso de la conocida marca CE (“Conforme Europa”) para productos comercializados en Europa. El operador encontrará en cada dron una información del consumidor con lo “qué hacer y qué no hacer” sobre cómo volar un dron sin poner en peligro a otras personas.

El enfoque propuesto es innovador y reconocido a nivel mundial como el mejor camino para mantener las operaciones de drones seguras. Los requisitos no se centran en el dron mismo, sino que consideran una serie de elementos, como por ejemplo, dónde se vuela el dron (sobre el mar o sobre el centro de una ciudad), quién está volando el dron (un niño o un piloto profesional) o qué dron en realidad se está utilizando (qué tan pesado es el dron o qué características de seguridad tiene).

La categoría de operaciones “abiertas” no requiere una autorización previa de la autoridad competente, ni una declaración del operador, antes de que la operación tenga lugar. La seguridad se garantiza mediante una combinación de limitaciones operacionales, requisitos técnicos para la máquina y la competencia del piloto remoto. Ejemplos de operaciones que entran dentro de esta categoría son la filmación y la toma de fotografías, inspecciones de infraestructura y actividades de ocio en las que el piloto a distancia mantiene a la vista el avión no tripulado en todo momento.

Fuente: AESA